La OEA denuncia un "autogolpe" en Venezuela, tras la disolución del Parlamento

El Tribunal Supremo de Justicia de ese país, se hizo cargo de todas las funciones parlamentarias mediante un fallo; la oposición denunció una "dictadura"; condena de varios países y del titular de la OEA.
170330124046-cnnee-cafe-intvw-alfonso-del-pino-venezuela-decision-dle-tsj-parlamento-00052622-story-tablet

En las últimas horas de este jueves, el gobierno de Nicolás Maduro consumó la virtual toma de la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, luego de casi 15 meses de asedio constante.

El virtual autogolpe llegó ayer de la mano de una sentencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), brazo judicial del chavismo, que de facto se hizo cargo de todas las funciones y competencias del Parlamento. La medida, que conmocionó a la región, llegó apenas dos días después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) lanzó una fuerte advertencia a Caracas.

"Maduro dio un golpe de Estado con todas las letras. Es dictadura. Que se prendan las alarmas en todo el mundo", denunció, a las puertas del Palacio Legislativo, el presidente de la AN, Julio Borges.

Varios países de la región condenaron enérgicamente la medida. "Autogolpe", "ruptura constitucional" y "revés para la democracia" fueron varias de las expresiones internacionales.

El titular de la OEA, Luis Almagro, definió la situación como un "autogolpe de Estado perpetrado por el régimen venezolano contra la Asamblea Nacional".

El veredicto del TSJ llegó cuando ni siquiera habían pasado 48 horas del fallo anterior que entregaba superpoderes a Maduro. Según las denuncias de la oposición, el "hijo de Chávez" pasó de rey a monarca casi absoluto en sólo dos días.

El Parlamento, elegido en 2015 por el voto de 14 millones de venezolanos, pasó a estar dirigido por siete magistrados chavistas nombrados a dedo, cuyo jefe de la Sala Constitucional es un ex diputado oficialista y cuyo presidente es un viejo camarada de Maduro, condenado en el pasado por dos homicidios.

La Argentina, Perú, México, Colombia y Brasil se unieron a la denuncia internacional, a la que se sumaron Luis Almagro, secretario general de la OEA, y la Unión Europea (UE). La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, fustigó "el concierto de la derecha regional para atacar el sistema democrático venezolano, de base popular e inspiración bolivariana".

*Lmdiario