REAPARECIÓ CHARLY GARCÍA CON VIDEO NUEVO Y FIRMANDO DISCOS

Espectaculo 27 de febrero Por
El mito viviente del rock argentino Charly García apareció por disquerías de Buenos Aires y firmó discos a los fanáticos que adquirieron "Random", su último trabajo. También grabó un video.
Ver galería 58b4a4ef907a9
1 / 3 - "Ahora estoy rehabilitado" dice Charly en una canción y se lo siente bien.

El viernes se editó Random y las suspicacias dejaron lugar a una certeza: sin ser el mismo, García sigue siendo el mismo. El disco es una recopilación de las inquietudes creativas de toda la carrera solista del argentino con sus delirios más recientes, certezas pop que parecen sacadas de los 80, arreglos sólidos y letras autoreferenciales. Como David Bowie en sus últimos discos, García recurre a su propia obra como referencia principal.

Eso no evita que haya citas ajenas pero son las que, de alguna manera, se han cristalizado en la música de este argentino que ya tiene 65 años. Es así que el disco se abre con un "Nocturno" de Chopin, se cierra con el "Dhe loves you" de los Beatles y en el medio hay una canción que, en una obviedad, se llama "Spector" y es un homenaje al productor de la década de 1960 y su legendario "muro de sonido", al que la canción replica.

El disco —que García grabó casi enteramente con una pequeña ayuda de sus amigos Rosario Ortega en voces, Fernando Samalea en batería y el chileno Kiuge Hayashida Soiza en guitarras en un par de temas— se abre con "La máquina de ser feliz", típica canción Charly. Es un alivio que García, quien ha vivido aislado, aún tiene la capacidad de resumir su momento con frases como "hay tanta gente sola, hoy tanta gente llora". Un detalle urbano impecable.

"Ella es tan Kubrick" está repleta de citas al director de cine a partir de una muchacha que le recuerda a Fabiana Cantilo en un rockito agradable y con mucho groove. El tono principal de Random es el del rock y está en "Primavera" (donde dice "ahora que estoy rehabilitado, saldré de gira y otra vez, me encerrarán cuando se acabe y roben lo que yo gané", tremendo anuncio), "Otro" y "Amigos de Dios", una diatriba contra los predicadores de televisión, una corriente que surgió, dice, "el día en que Tinelli nació". Las más tranquilas "Lluvia" y "Spector" son otra vez puro Charly.

Lo más llamativo del disco es, seguramente, la voz de García que parece resumir parte del deterioro físico que siguió a su rehabilitación de los excesos. Pero el espíritu sigue siendo libre y juguetón y eso convierte a Random es un buen regreso a casa de alguien al que siempre estuvimos esperando con amor y con optimismo.