NOCHE FABULOSA LA DEL DOMINGO EN EL COSQUÍN ROCK 2017 CON SKAY, LA VELA Y LOS CADILLACS

Festivales 27 de febrero Por
Con Skay Beilinson y los Cadillacs como estandartes de la segunda jornada del festival más importante de la Argentina, el Aeródromo de Santa María de Punilla fue fiesta total.

Con Skay Beilinson y los Cadillacs como estandartes de la segunda jornada del festival más importante de la Argentina, el Aeródromo de Santa María de Punilla fue fiesta total. Muchísima más gente que en el arranque, repleto de agite, de pasión, emoción, nostalgia, respeto y danzas entre las tribus, felicidad extrema, de esa que te explota el pecho, y una locura colectiva impresionante. Encima de estos dos titanes de nuestra música, La Vela Puerca, Los Cafres, Nonpalidece, el tributo al Negro García López, Todos Tus Muertos y el resto de los grupos que formaron parte de la velada.

Skay, una obra de arte

Con su orquesta impecable integrada por Claudio Quartero en el bajo, Óscar Reyna en la otra guitarra, el Topo Espíndola en la batería, Javier Lecumberri en las teclas, y el apoyo incondicional detrás de escena de su histórica compañera y cráneo de todo, la Negra Poly, el querido y místico violero de Los Redondos -y sin dudas uno de los mejores de este país a la hora de la expresión en las seis cuerdas- desordenó los átomos de las miles y miles de almas, que en su gran mayoría eran ricoteras; y les regaló un show con un nivel extraterrestre, de otro planeta. Nadie en este país, absolutamente nadie suena con la jerarquía y perfección que lo hace Skay y Los Fakires.

Más allá de que todas las bandazas que formaron parte del día 2 del Cosquín Rock tienen un nivel internacional o aún mejor que los que vienen de afuera a estas tierras, el Flaco y sus secuaces están a años luz de distancia a la hora del toque. La música que creó Skay Beilinson después de sepultar Los Redonditos de Ricota -aunque le duela a todo el país, no hay ni una posibilidad de una vuelta-, es magnífica.

En estos 12 años de solista, el Flaco formó una verdadera banda. No pasa ni ahí eso de sentir que está con sesionistas. Se siente que es una B A N D A, así con cada una de las letras. Y sin entrar demasiado en el terreno de la comparación (por siempre las comparaciones son odiosas y más para dos héroes de nuestra música), ahí está la gran diferencia con el Indio Solari.

Obvio que rememoró cosas de Los Redondos y ahí erizó aún más la piel de las más de 25 mil personas que coparon el predio de Santa María de Punilla, con "El Pibe de los Astilleros", y el tema más impactante del rock argentino, que él mismo compuso: "Ji ji ji", donde se desató -como era lógico- el pogo más grande del Cosquín Rock. GRACIAS Skay por semejante noche, por cada una de la gemas clásicas, las ricoteras y las nuevas de "El engranaje de cristal", y gracias por seguir siendo un pilar del Rock Argentino y por darnos ese "puerto de paz'.

FABULOSA NOCHE

Y los Fabulosos Cadillacs, como el nombre mismo lo dice: ¡Fabuloso! Todo. Aunque sea obvio que una banda de la talla de LFC brinde un espectáculo así, no está de más remarcar lo grandes que han sido y siguen siendo arriba de las tablas. Incluso se los nota con el espíritu renovado a pesar de los 30 años de carrera con sus idas y vueltas. Seguramente esto que se ve en el escenario, lo recuperaron con tener a parte de sus familias adentro, a los herederos de los Cadillacs: la banda incorporó a Florián (21 años), guitarrista e hijo de Vicentico; y Astor (18), baterista, hijo de Flavio Cianciarulo. Además de lo que, implica ver otra vez en vivo a Sergio Rotman, en su nuevo regreso a los Cadillacs. Nostalgia, emoción y joda en cada rincón del predio de Santa María.

Más allá de estos dos titanes de nuestra música, los uruguayos de La Vela Puerca (otra de las bandas que tuvo un alto nivel de convocatoria), Los Cafres, Nonpalidece, el tributo merecido al Negro García López, Todos Tus Muertos, Dancind Mood, los locales de Los Caligaris, y el resto de los grupos de diferentes estilos que estuvieron en la segunda jornada del festival más importante de la Argentina, generaron esa onda expansiva fiestera para hacer otro día inolvidable. Una tarde-noche redonda y fabulosa más...