VILLA ALLENDE: UN DESMONTE Y UNA ACLARACION

Locales 28 de febrero Por
Vecinos de Villa Allende denuncian desmonte y la Muni aclara que es una obra hídrica. Se está haciendo un microembalse de retardo en un sector donde vecinos dicen que se hizo un importante desmonte.

Un grupo de vecinos de Villa Allende denunció que se hizo un desmonte en el camino al Pan de Azúcar, en cercanías del barrio Villa Brizuela. La Municipalidad aclaró que se cortaron árboles para hacer una laguna de retención, una obra comprometida para evitar inundaciones. Así lo confirmó David Torre, ingeniero a cargo de la obra que depende de la Provincia. Dijo que se trata de 3000 metros cuadrados y que cuentan con estudio de impacto ambiental.  

"Si es una laguna de retención (como dicen, aunque retirada del río) exigimos que informen y dejen participar a la población. No usen eso como excusa para avanzar con urbanización en las Sierras de Villa Allende. Pedimos que el municipio y el gobierno provincial informen a la poblacion urgente qué están haciendo", expresaron los Vecinos Autoconvocados de Villa Allende en un comunicado.

La Municipalidad informó que la causa del desmonte es la construcción de la laguna. "Los trabajos que se están desarrollando sobre la ruta E 54 Camino al Pan de Azúcar son microembalses de retardo temporal para mitigar las crecidas del Arroyo Seco, esta obra la realiza el Gobierno de la Provincia, no se desmontó ningún tipo de flora autóctona. Estas son las obras que vecinos reclaman para que no se inunden. Este es uno de los tantos embalses que la provincia realizará en las cuencas del Arroyo Seco y Saldán", explicó en un mensaje colectivo por WhatsApp el secretario de Gobierno, Nicolás García.

La Provincia confirmó el comunicado municipal. "Se limpiaron 3000 metros cuadrados", explicó David Torre, director técnico de la obra, que es desarrollada por la Comunidad Regional Colón y ejecutada con fondos y maquinaria del Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos.

"Son microembalses para evitar que el agua llegue toda junta en poco tiempo a las localidades", explicó Torre. "Las lagunas se llenan de agua en cinco horas pero desagotan en 20, a través de un tubo que desemboca en el arroyo." Con esto se evita que el arroyo crezca de golpe e impacte en las localidades aguas abajo, dijo. Y negó que estos trabajos estén vinculados con algún desarrollo inmobiliario, como sugirieron los vecinos. 

Asimismo, Torre afirmó que cuentan con estudio de impacto ambiental. Día a Día lo solicitó, pero aún no pudo acceder a él. 

Las lagunas de retardo son una de las obras reclamadas por los vecinos de Sierras Chicas, a dos años de las inundaciones de febrero de 2015. Sin embargo, integrantes de asambleas ciudadanas afirman que quieren que se hagan estudios de impacto ambiental, se brinde información y se de la posibilidad de participar a la población antes hacerlas.

Para los vecinos, falta debate e información. "La fragilidad de la ciudad y de la vida ante futuras catástrofes ambientales tambien depende del cuidado del bosque y de las decisiones participativas que se te tomen en materia de obras", comunicó la agrupación Vecinos Autoconvocados de Villa Allende.

Torre informó que ya se realizó una de estas lagunas en Mendiolaza y que se realizarán cuatro más: dos en Mendiolaza y dos en Villa Allende. 

"Se avanza a medida que se consiguen los permisos por parte de los propietarios y la Provincia autoriza los trabajos", explicó. La mayoría de estas obras se realizan en predios privados, que hasta ahora fueron cedidos de manera voluntaria, dijo Torre. "Son obras con un perfil solidario", sostuvo en relación a la cesión sin costo por parte de los dueños de los terrenos.