GRAN CRECIMIENTO DE LA AVENIDA CIRCUNVALACIÓN: 50% MÁS EN 10 AÑOS

Locales 18 de febrero Por
El tránsito en la avenida Circunvalación aumentó un 50% en 10 años. Crece a casi el 4% anual.

El crecimiento del parque automotor, la expansión territorial de la ciudad hacia el Gran Córdoba, la densificación en los barrios periféricos y el aumento de la actividad económica en la última década se puede medir de muchas maneras. Una de ellas es el volumen de tránsito en la avenida Circunvalación, que no ha dejado de crecer. Al punto de que cuando se termine (ver página 3), ya podría haber quedado chica.

De acuerdo con los datos relevados por la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), el tránsito en la avenida Agustín Tosco creció un 51 por ciento entre 2006 y 2015 (último dato disponible). Incluso en algunos tramos, ese aumento llega a casi el 57 por ciento en el mismo periodo.

Para analizarlo en números: el tramo en el que más vehículos pasan diariamente es el que une la Ruta 36 con la Ruta 20. Allí, el Tránsito Medio Diario Anual (TMDA) pasó de 30.800 vehículos en 2006 a 46.800 en 2015. Esto es 16 mil autos más por día en una década.

El TMDA es la unidad de medida que se usa para analizar el flujo vehicular y sirve para planificar las obras. Incluye autos, motos, camiones y colectivos en ambos sentidos de circulación.

El tramo que más creció en tránsito es el Ruta E-53 – Variante Juárez Celman. Allí, el flujo pasó de 13.600 a 21.300 por día. La explicación: el aumento poblacional del departamento Colón, cuyas localidades se convirtieron en ciudades dormitorio de gente que trabaja en Capital y vive en Mendiolaza, Unquillo, Río Ceballos o Salsipuedes.

El crecimiento del parque automotor (86% entre 2006 y 2014) y las mínimas mejoras en cuanto a infraestructura vial dentro de la ciudad es otra de las razones que deriva en un incremento tan fuerte en el tránsito de la Circunvalación. Esta vía es la opción de miles que la usan para unir un barrio con otro y evitar las congestiones de tránsito, aún recorriendo más kilómetros. Y es una “avenida urbana”.

A esto hay que sumarle el transporte de carga que va del norte del país a Buenos Aires y pasa –obligadamente– por el tramo entre la Ruta 9 N y la autopista a Pilar, compartiendo calzada con los capitalinos que usan el mismo sector para ir, por ejemplo, de barrio Talleres a Los Gigantes.

Lo mismo pasa con camiones que van a Punilla desde Buenos Aires, viajando junto a autos particulares que, por caso, van desde San Vicente a Los Naranjos.