ALARMANTE PORCENTAJE DE DELITOS GRAVES EN MANOS DE MENORES

Locales 11 de febrero Por
Expertos opinan que bajar la edad de inimputabilidad de menores no resolverá el problema de inseguridad: en Córdoba, menos del 2% corresponden a homicidios o tentativas.
IMG_1197

Sólo el 1,7 por ciento de los delitos cometidos por menores de 18 años en Córdoba en 2016 fueron graves, es decir, homicidios o tentativa de homicidio. De ese total, no llegan al 0,5 por ciento los cometidos por menores de 16, según datos de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia de la Provincia.

En el país, la cifra de menores de 18 años que cometen delitos graves no supera el 5 por ciento, según datos del Poder Judicial.

Pese a que las estadísticas muestran que no son los menores los que causan la mayor cantidad de delitos, los casos en los que estos intervienen impactan y generan indignación: el crimen de Brian Aguinaco, en diciembre pasado, en Buenos Aires; o el reciente asesinato de la policía Gabriela Michael, en Córdoba.

Ante esto, una de las respuestas que quiere dar el Gobierno nacional es bajar la edad de imputabilidad de 16 a 14 años.

El jueves 2 de febrero empezó a discutirse en el Congreso Nacional una reforma al régimen penal juvenil. Pese a que la baja de la edad es el punto más polémico, no es lo único que se discute.

El Régimen Penal de Minoridad (ley 22.278) está vigente desde 1980. Apenas comenzó el debate, Unicef y numerosas organizaciones de la sociedad civil señalaron que esa ley viola la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño. Y no sólo se manifestaron en contra de disminuir la edad de imputabilidad, sino que exigen que se garanticen más derechos a los jóvenes en conflicto con la ley.

Complejo Esperanza. En el instituto para menores de Córdoba, ubicado en Bouwer, esta semana había 220 chicos internados. De ellos, 35 eran menores de 16 años. Allí sólo hay varones. Las mujeres se alojan en el Centro Socio Educativo para Mujeres Adolescentes, donde hay 16 chicas. Además de la escuela primaria y secundaria que funciona allí, hay talleres de oficios y culturales. También, actividades deportivas. Con respecto a los profesionales, hay 50 socioeducadores. También, psicólogos y trabajadores sociales.

Libertando

Libertando es una asociación civil sin fines de lucro que capacita a jóvenes que pasaron por el Complejo Esperanza. “El objetivo es construir un espacio de contención, orientación y acompañamiento para jóvenes que han sufrido la privación de libertad, promoviendo el ejercicio activo de sus derechos. Los ejes del trabajo se vinculan a lo educativo, lo laboral, lo cultural, la salud y la promoción de redes con organizaciones sociales”, explicaron.

En la actualidad, trabajan con unos 10 jóvenes que pasaron por el Complejo. Brindan un taller de capacitación en aplicación de microcemento alisado. “Dos de ellos ya están haciendo pasantías rentadas en ese oficio”, contaron.

Libertando funciona en el centro cultural Grito Sagrado (Achaval Rodríguez 412). Trabajan educadores, artistas y profesionales con experiencia de trabajo con jóvenes en contextos de encierro. El trabajo es voluntario y hasta ahora no tienen financiamiento público ni privado, informaron.

Fuente: DaD