SABINA DESLUMBRÓ A UNA MULTITUD EN VILLA MARÍA

Festivales 06 de febrero Por
El cantautor español conquistó Villa María tras superar una interpretación fallida. En un diálogo cómplice en el cual mucho se perdona, entregó sus clásicos inextinguibles. Fabricio Rodríguez y Los Huayra cerraron la noche.

El español Joaquín Sabina se destacó anoche en la tercera jornada del 50° Festival de Peñas de Villa María, en un Anfiteatro Municipal que estuvo colmado por más de 12.000 espectadores, quienes además disfrutaron de otros números artísticos.

No fue necesario esperar tanto. Tras la presentación de Rony Vargas y Patricia Sosa, se lo vio venir. Lento, a pasos cortos, campera de cuero y bombín, entró el hombre más esperado para abrir con Esta noche contigo. Sabina cantó de negro, recortado en la gráfica de cómic de color intenso que exhibían las pantallas.

El autor, cantante y guitarrista de Úbeda, pisó el escenario del recinto situado en la Costanera villamariense a las 21.45, como estaba previsto, y extendió su show por dos horas interpretando parte de "500 noches para una crisis", que recuerda al exitoso disco "19 días y 500 noches", sumado a los más reconocidos clásicos de su repertorio. Este único recital en Argentina que ofrece en esta visita convocó a público de varias provincias y hasta de países limítrofes.

También tuvo tiempo para presentar el adelanto de su nueva producción, "Lo niego todo", de título homónimo.

La actuación de Sabina comenzó bien arriba, ante un público exultante ante cada uno de sus movimientos e interpretó "Esta noche contigo", "Ahora que...", "Barbi superstar" y "Peces de ciudad", para darle paso luego a una fluida interacción con el público y el resto de su espectáculo.

De buen humor, bromeó entre tema y tema con cuestiones de la edad, con lo que explicó su permanencia sobre la banqueta casi todo el recital. 

También pidió celebrar el Premio Nobel a Bob Dylan. Más íntimo se puso con Peces de ciudad. Al intentar Cerrado por derribo, tuvo que insistir tres veces hasta dar con las notas justas. “Suele pasar cuando uno lleva tiempo sin ensayar”, se excusó. 

Con Llueve sobre mojado se fue a la pausa, y le dejó a sus músicos versiones de Conductores suicidas y Tan joven y tan viejo, en la que se coló de nuevo, ahora con bombín blanco, para seguir con Una canción para la Magdalena. El coro inevitable de todo el mundo dentro del anfiteatro a esa hora, cuando recién iban los primeros 60 minutos de recital, se había entregado al encantador de los sombreros redondos.

POP Y FOLKLORE

Esa noche sumó dos espacios más para artistas villamarienses que encuentran, en el Festival de la ciudad que los vio crecer, la posibilidad de proyectarse al país.

El primero en subir de los locales fue Fabricio Rodríguez. El armoniquista presentó un repertorio popular, que va de un lado a otro en cuanto a gustos y estilos, y que puede incluir un Sólo le pido a Dios después del cuarteto Amor clasificado, de Rodrigo, tantos, milongas y temas propios del disco Un día a la vez, que lo ha llevado por todo el país.

Luego entraron De la Rivera. El trío pop local, que también cuenta con una proyección propia, pasó 10 minutos sobre el escenario y dejó su marca con lo más elaborado de su producción.

Junto a Los Soñadores y Arrasa como Topadora en noches anteriores, mostraron que Villa María cuenta con artistas que pueden ofrecer calidad merecedora del escenario mayor y un horario central.

A la 1,30 del lunes, a Los Huayra les correspondió cerrar esta histórica noche.

Comenzaron con la chacarera Luz de amor y le arrimaron Por tener tu amor. Muy bien recibida la versión de Zambita del musiquero. Los temas del disco Gira engrosaron el resto del repertorio, hasta llegar a La noche sin ti, el hit de los salteños.

Fría madrugada les tocó en suerte cerrar, pero lo hicieron con extrema calidez.



Para mañana se aguarda la presentación de Ulises Bueno, Damián Córdoba, Chipote, La Fiesta y Pitty Murúa y sólo quedan 400 tickets por vender. La entrada general para esa velada tiene un costo de $150 para las primeras mil anticipadas.

Finalmente, para la noche de Carlos Vives, Abel Pintos, India Martínez y Luciano Pereyra las entradas, que tenían un valor de entre 400 a 2.300 pesos, están agotadas.