ARGENTINA PONE 1-2 LA DAVIS

Deportes 04 de febrero Por
Con un impotante triunfo en dobles aumentas las posibilidades. Leonardo Mayer y Carlos Berlocq se enfrentaron a Simone Bolelli y Fabio Fognini. Superaron a Italia en cinco sets por 6-3, 6-3, 4-6, 2-6 y 7-6

En un partido tan cambiante como emotivo, la pareja argentina, que ganó los dos primeros sets y parecía encaminarse a una victoria cómoda pero debió sufrir hasta el tie break del quinto, encendió una luz de esperanza.

De todas maneras el escenario es muy complejo, ya que Diego Schwartzman no se recuperó de la molestia muscular que le impidió jugar el viernes y Berlocq, de 34 años, deberá competir por tercer día consecutivo y ante Paolo Lorenzi, que lo exigirá al máximo y propondrá un partido desgastante.

Si Berlocq puede escribir otro capítulo tan emotivo como el de hoy, será el turno de Pella, que la pasó muy mal el viernes y debería enfrentar a Seppi, que jugó en gran nivel ante el chascomunense.
Las derrotas de Pella y del propio Berlocq el viernes dejaron al equipo argentino al borde del repechaje, aunque con la convicción de pelear hasta el final.

Y así fue como saltaron a la cancha Berlocq y Mayer.

Jugaron en gran nivel los dos primeros sets y, con la ventaja de 6-3 y 6-3 parecían encaminarse a una victoria cómoda, sobre todo porque Fognini, la figura italiana, parecía estar en otro lugar, fuera de foco. Pero como muchos tenistas de su categoría y talento, Fognini se enchufó en el tercero y empujó a Bolelli para quedarse con el set por 6-4.

El cuarto fue casi un trámite para los europeos, que llegaron al quinto con toda la confianza.

El último set tuvo de todo. Un quiebre por lado, un punto para partido que desperdició la pareja argentina cuando tenía ventaja de 6-5 y sacaba Italia, y un tie break memorable.

Mayer y Berlocq se pusieron rápidamente en ventaja y contaron con cuatro match points, pero Italia levantó ese 6-2 que parecía definitorio y tuvo una chance para cerrar la serie. Pero los argentinos tenían una carta más y la aprovecharon, y mantuvieron con vida al actual campeón de la Davis.