LAMENTABLE. ASESINAN A UN JUBILADO PARA ROBARLE

Locales 04/02/2017 Por
La víctima es un contador de 71 años, identificado como Mario Daniel Herrera. Buscan al autor del crimen.

Un contador jubilado fue asesinado anoche al resistirse a un asalto en la ciudad cordobesa de Villa Allende. 

El episodio se registró cerca de la medianoche de este viernes, cuando la víctima, Mario Daniel Herrera, de 71 años, fue sorprendido por un delincuente en momentos en que cerraba el portón de su casa. 

Las primeras informaciones aseguran que el hombre se resistió, entró en lucha con el malviviente y recibió de parte de éste una profunda herida con un arma blanca en el cuello. 

Fuentes policiales indicaron que producto de la lesión, Herrera dejó de existir. El homicida, en tanto, es buscado intensamente por la zona. 

Según informó la Policía, cerca de las 23 del viernes, Mario Herrera (71) fue asesinado en un intento de asalto que sufrió en un galpón que funcionaba como depósito de una ferretería. El negocio está ubicado al lado de su casa.

Según los primeros testimonios recabados, Herrera salió de su casa hacia el galpón donde guarda los autos, para ponerles llave y darle de comer a los perros, momento en el que se topó con un intruso en su interior.

Se cree que fue entonces que el delincuente lo atacó con un objeto filoso, lo que le produjo una herida cortante en la garganta que le costó la vida.

De manera casi simultánea, apareció una hija de Herrera, que se cruzó con el desconocido, quien con la remera ensangrentada sólo le dijo “hola” y se fue caminando hacia la calle.

Ante esto, la joven corrió a pedir ayuda y, al regresar al galpón, encontró a su padre ya sin vida.

Sucedió en Derqui al 800, en barrio Cóndor Bajo de esa ciudad. Se trata de la ruta vieja que une Villa Allende con Mendiolaza.

Pese a que durante toda la jornada de ayer se dispuso un importante operativo policial para intentar identificar al asesino, hasta anoche el delincuente continuaba prófugo.

Este asalto fatal se enmarca en una larga discusión sobre la inseguridad en Villa Allende.

A mediados del año pasado, el intendente Eduardo Romero había solicitado a la Nación el envío de gendarmes, al asegurar que la Policía no tenía recursos necesarios en esa ciudad.

Esto generó la inmediata respuesta política de la Provincia e incluso el subjefe de Policía, Gustavo Folli, indicó que el delito había mermado en esa zona.

Lo concreto es que los asaltos y robos continuaron.

Ya a fines de diciembre, el jefe de Investigaciones de la Policía en Villa Allende, el subcomisario Víctor Barrionuevo, fue detenido sospechado de integrar una banda delictiva que había robado en una casa de Cofico, en Córdoba.

Esto generó una depuración en la comisaría de esa ciudad y nuevas críticas por parte del intendente Romero, quien luego se reunió con funcionarios provinciales y acordó un esquema de prevención.