EXITOSA Y GRATUITA, ASÍ FUE LA "PRE-NOCHE" DEL FESTIVAL DE VILLA MARÍA

Festivales 03 de febrero Por
La fiesta abrió con una exquisitez, poniendo en primer plano a la Sinfónica de la ciudad, ante un Anfiteatro colmado.
villa_maria_calamaro2
Javier Calamaro interpretó varios temas de Soda y de Cerati que el público coreó y recibió con aplausos.

Esta idea de hacer una “pre-noche” antes de la apertura oficial del Festival Internacional de Peñas de Villa María prevista para este viernes, se pensó con la premisa de ofrecer una noche de entrada libre y gratuita “para que nadie se quede sin ir al menos una noche al festival”, argumentaron desde la organización.

Este público pudo asomarse a la nueva escenografía, pensada para verse muy bien en TV. Son más de 450 metros cuadrados de pantallas Led que envuelven en tiras el escenario desde la base al techo.

Ayer, la Orquesta Sinfónica de Villa María ofreció un tributo a temas de Soda Stereo y Gustavo Cerati, bajo la dirección de Luis Nani. Javier Calamaro hizo las veces de conductor del homenaje, en parte cantando y también dando pie a las voces invitadas.

Calamaro abrió con una sobria interpretación de En la cúpula y una fresca versión de Prófugos.

“Son un legado para toda la cultura del continente. Íconos que quedarán para siempre, eternos”, dijo sobre el cancionero de Soda.

Ignacio Standfield, la primera voz local invitada, acercó Sal en un clima muy tenue.

Calamaro reingresó para hacer Te hacen falta vitaminas, un tema que cuesta imaginarse en propuesta sinfónica, pero que la batuta de Nani transformó en una pieza deliciosa.

Eric Peñaflor, otro cantante local, entró con Entre Caníbales  y Amor Amarillo, de la etapa solista de Cerati.

“Una de las más lindos temas de Soda”, presentó Calamaro su versión de Tratame Suavemente, de Daniel Melero.

Marti Tacacho llegó como invitado de Calamaro, quien lo presentó como el “mejor cantante de rock de Argentina”, en un registro que se ajustó muy bien con la impronta que la orquesta ofreció en Te para tres. Lo mejor llegó con Corazón Delator. Una voz que, sin dejar de ser propia, fue la que más fiel resultó al sello de Cerati.

El cierre se fue dando con Sobredosis de TV en la garganta del hermano de Andrés. Volvió Tacacho para hacer a dúo Ella usó mi cabeza como un revólver.

Todo terminó con De música ligera a cuatro voces y la ovación de pie de todo el estadio, integrado por un público que dejó entrever que había ido mayoritariamente a ver a Pimpinela.

También animaban la noche gratis Cuerda y Cuero (folklore) y Supercampeones (combis canchera). La participación local se completó con Alberto Luna y la locutora Lucía Díaz, que debutó como presentadora en este escenario.

Nueva plaza

La primera actividad oficial del día fue la inauguración de la Plaza de la Música, un solar construido junto al Anfiteatro que quedará abierto al público luego del Festival. Se homenajeó a los organizadores de distintas ediciones, entre los que estuvieron el empresario Juan Carlos Quaglia, quien le dio el primer impulso de renovación y crecimiento al Festival. También se evocó a distintas comisiones, empresarios y exfuncionarios municipales. 

En la inauguración, el intendente Martin Gill aseguró que con el diseño de la plaza se buscó la integración de la Costanera con el río y en pocos días quedará liberado a los vecinos, para integrarse con la costanera y el río.

Este viernes empieza la fiesta grande, la de los 50 años.